HipoGes Iberia

Cerrar

Proyecto Ágora. Caixabank pone en el mercado 700 millones

La entidad catalana va a llevar a cabo un proyecto similar al “Proyecto Tramuntana”, que desembocó en una cartera de deuda de grandes empresas con un valor de 700 millones, adquirida por Deutsche Bank y gestionada en la actualidad por HipoGes Iberia.

La operación

Caixabank persigue sanear su balance disminuyendo su morosidad. Para ello ha puesto en el mercado una cartera de 700 millones de euros que espera vender antes de julio, y así consolidar en los resultados del primer semestre. KPMG será el partner para Caixabank en una operación acuñada como “Proyecto Ágora”, según apunta Vozpópuli.

Caixabank.Proyecto-Agora

La composición de esta cartera se divide en dos mitades claramente diferenciadas por tipología:

50% la componen créditos impagados (unos 150) de grandes empresas respaldados por locales comerciales y oficinas mayormente. El 50% restante integra créditos respaldados por suelo industrial y una menor parte de residencial

Actividad reciente

Sanear el balance de activos improductivos se ha convertido en un objetivo prioritario para las entidades españolas. Caixabank continúa así un proceso que ha impulsado con operaciones como las cerradas a finales de 2017, vendiendo dos carteras: el ‘Proyecto Egeo‘, de 800 millones en créditos fallidos e inmobiliarios que compraron Cerberus y Lindorff; y el ‘Proyecto Tribeca‘, de 700 millones, que vendió a D. E. Shaw, según El Independiente.

Recientemente, Caixabank ha vendido a Testa 1.500 viviendas por valor de 228 millones de euros, según afirma El Confidencial.

El ladrillo, asignatura pendiente

CaixaBank puede convertirse en la entidad española con más exposición al ladrillo. BBVA (con Cerberus) y Santander-Popular (con Blackstone) han realizado desinversiones. Sabadell también ha movido ficha y se encuentra negociando con fondos la venta de 7.500 millones en pisos adjudicados.

En este momento, el balance (en España) de la entidad catalana cuenta con créditos dudosos por valor de 13.100 millones y la exposición inmobiliaria se sitúa en 6.900 millones de euros, en términos netos.