Entrevista con Margarida Maia – HipoGes Women’s Month

Entrevista con Margarida Maia – HipoGes Women’s Month

Entrevista con Margarida Maia – HipoGes Women’s Month 1639 858 HipoGes

¿Quién es Margarida Maia? Háblanos un poco sobre ti y tu trayectoria

Soy mujer, madre, hija, hermana, amiga, profesional y desde que nací, una persona optimista.

Soy abogado de profesión. Empecé en un despacho de abogados, pero mis intereses me llevaron al área empresarial y estuve 12 años en el Grupo GE Capital, donde desempeñé varias funciones y tuve la oportunidad de trabajar en varios países y proyectos. En 2013 me incorporé al equipo directivo de Whitestar y a finales de 2015 pasé a HIPOGES, como COO en Portugal y actualmente con un nuevo reto global, como Chief Services Officer de toda la estructura.

Durante mi recorrido siempre me he enfrentado a todos los desafíos como oportunidades para crecer profesional y personalmente, y tengo mucho que agradecer a todas las personas que me acompañaron y ayudaron en este proceso.

En tu opinión, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan las mujeres en su día a día y en el mundo laboral?

Desde una edad temprana, se nos hace creer que no todo es para todos y que hombres y mujeres tienen funciones distintas y predefinidas que no se pueden cambiar: las cosas de las niñas y las cosas de los niños.

Puede parecer inocente, pero luego el papel de hombres y mujeres en la sociedad comienza a formarse en la mente de los futuros adultos, lo que se refleja en la vida personal, en los estudios y, finalmente, en el mercado laboral.

Para algunas mujeres, uno de los grandes retos de su vida diaria es afrontar jornadas dobles o triples: madre, profesional y ama de casa; al menos la mía lo es, pero en general el desafío es superar la idea o el prejuicio de que ser mujer perjudica la construcción de una carrera y lograr la igualdad de oportunidades.

¿De qué hito en tu vida te sientes más orgullosa?

La educación que recibí de mis padres y la que intento dar a mis hijos: como seres humanos iguales, con igualdad de oportunidades, y lo que somos y lo que defendemos es lo que nos caracteriza.

¿Qué medidas te parecen más efectivas para lograr una igualdad real?

Finalmente, las mujeres comienzan a posicionarse profesionalmente y demandan respeto.

Es necesario un amplio proceso de aprendizaje social para comprender que el perfil de liderazgo pertenece a ambos géneros. La ambición, el coraje, la toma de decisiones y la fuerza son intrínsecos a los seres humanos, al igual que la empatía, la calidez y la sensibilidad, todas igualmente importantes en el ejercicio del liderazgo, no son solo para mujeres o para hombres.

En esa medida, es importante enseñar a los futuros adultos estos comportamientos.

Tenemos que romper la barrera que tienen las mujeres que ascienden a puestos de liderazgo de que deben incorporar comportamientos que refuercen los llamados atributos ‘masculinos’ o el estigma de que las mujeres en altos cargos han llegado a lo más alto por su poder seductor o sus atributos físicos, cuando lo que se debe elogiar es la calificación del profesional, independientemente del género. Hago hincapié en que muchas de estas críticas las hacen mujeres para mujeres y hombres para hombres, por lo que depende de todo el mundo cambiar la forma de pensar y actuar.

Finalmente, como abogado, reforzar desde el punto de vista legislativo, que no puede haber discriminación alguna por razón de género, raza, orientación sexual, religión, nacionalidad, etc.

¿Qué factor diferencial crees que puede aportar la mujer en la empresa?

Creo que el hecho de que seamos multitasking o switch tasking, puede aportar mucho, ya que trae más ventajas que desventajas. Sin embargo, le toca a la mujer definir lo que puede hacer por día. Siempre tenemos la tendencia a pensar que podemos hacer todo – y por eso somos muy motivadoras – pero terminamos lastimándonos por la incapacidad de decir «no».

La capacidad de gestionar los conflictos, la resiliencia que viene de afrontar las adversidades desde siempre y una mayor inteligencia emocional, es también un aspecto positivo de la característica femenina, en un entorno profesional como el nuestro.

¿Qué te parece que se celebre un Día Internacional de la Mujer?

El día en que ya no tenga sentido celebrar el Día Internacional de la Mujer sería una excelente noticia, significaría que ya tenemos igualdad y que la equidad se ha logrado. Debemos recordar que aún queda camino por recorrer.

A pesar de todos los avances en los derechos de la mujer, ningún país ha logrado la igualdad total.

Hasta entonces es necesario seguir llamando la atención.

¿Qué mensaje le darías a las mujeres jóvenes?

Creo que las próximas generaciones de mujeres tendrán aún más éxito y más protagonismo en el mercado laboral, pero no deben aumentar los problemas, sino la capacidad de resolverlos. Es nuestra postura frente a las dificultades lo que nos hace más o menos competentes.

Educación, emprendimiento, confianza en nuestras capacidades y nunca dejar de luchar por lo que creen que es justo y merecido.

¡Tener suerte requiere mucho trabajo, y sacad vuestros sueños del cajón!