HipoGes Iberia

Cerrar

Bruselas Sitúa a España Sobre la Media Europea en NPL

El sector financiero español cuenta con una rentabilidad «relativamente buena» y tiene una posición «fuerte» de liquidez y «adecuada» de capital, según un informe publicado este viernes por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE)

Tras su visita en octubre a España, las instituciones elaboraron un documento por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), en el marco de las misiones de vigilancia tras el rescate bancario.

«El sector bancario español tiene una rentabilidad relativamente buena, una liquidez fuerte y una capitalización adecuada, pero se enfrenta a riesgos. Como en otros países europeos, su rentabilidad y, por tanto, la generación de capital, seguirá bajo presión en el prolongado entorno de bajos tipos de interés mientras la actividad económica de España se ralentiza», expone el texto.

«Los bancos españoles han conseguido avanzar en la reducción de préstamos dudosos (NPL) a un nivel justo por encima de la media europea», continúa el informe.

Los dos organismos piensan que tanto el sector como los mercados financieros españoles son «bastante estables», pero también avisan de que el precio de las acciones de las entidades financieras ha caído recientemente y se han comportado peor que el resto de firmas del IBEX 35.

El Ejecutivo comunitario y el instituto emisor abogan, por tanto, por vigilar «de cerca» todos estos riesgos, entre los que también incluyen algunos con base jurídica que podrían afectar a entidades concretas.

Con respecto a Sareb, la Comisión y el Banco Central Europeo insisten en la necesidad de vigilar «detenida y regularmente» su nueva estrategia diseñada para mejorar las tasas de recuperación de activos dudosos a través de la venta de propiedades inmobiliarias.

«Aplicar esta estrategia puede conllevar altos cargos operaciones y podría suponer riesgos para la materialización de las recuperaciones planeadas dentro del calendario de vida de Sareb, hasta finales de 2027», exponen.

A pesar de estos desafíos, el informe de Bruselas y el BCE cree que la probabilidad de impago es «muy baja». Hasta la fecha, España ha reembolsado 17.612 millones de euros de los 41.300 millones prestados en 2012, por lo que quedan por pagar 23.700 millones.