HipoGes Iberia

Cerrar

Hay Acuerdo. Europa Desbloquea 500.000 Millones de € Para Combatir la COVID-19

Europa atraviesa una época de intensas de negociaciones. La semana pasada podía poner el broche a una serie de desencuentros entre los países miembros de la Unión, nombre que se estaba poniendo cada vez más en entredicho.

Mario Centeno, el ministro portugués presidente del Eurogrupo, decidió una aproximación diferente al abarcar las negociaciones. Aparcó la reunión plenaria, y mantuvo contactos con los países que mantienen posturas más activas, como España, Italia, Holanda, Alemania y Francia. Desde las cuatro de la tarde se mantuvo enfocado en esta tarea para finalmente reunir al Eurogrupo en pleno a las 21:30h.

mario centeno union europea coronavirus covid19

Fue ahí cuando con éxito les presentó un proyecto de conclusiones apoyado por los principales agentes implicados. Menos de 30 minutos hicieron falta para sellar un acuerdo que permite 500.000 millones de euros en créditos disponibles para países que lo necesiten. Se establece una triple red de seguridad. Se suministrarán a los gobiernos a través del fondo de rescate europeo (MEDE), a las empresas a través del BEI y a las subvenciones a los ERTE vía la Comisión Europea.

Sin condiciones

En relación con uno de los temas más comentados, finalmente las concesiones de un crédito por parte del MEDE no tendrá condiciones añadidas si los fondos se destinan a sufragar gastos sanitarios relacionados con el COVD-19. Así, se detalla como única condición “utilizar esta línea de crédito para financiar internamente los costos relacionados directa o indirectamente con la atención médica, la cura y la prevención debido a la crisis de la Covid-19”.

Así se ha logrado por fin poner de acuerdo a algunos países más reticentes como Holanda, que ahora parece satisfecha como demuestran las palabras de su ministro de Economía, Wopke Hoekstra: “el MEDE puede facilitar ayuda a los países sin condiciones para los gastos médicos. También podrá utilizarse para apoyo económico, pero con condiciones. Esto es justo y razonable”. Sin embargo, otras delegaciones subrayan que se incluye también “la prevención”, mostrando cierta ambigüedad a la hora de imputar gastos bajo ese paraguas.

Siguiente paso: la mutualización

También se dejaron establecidos principios y bases de un fondo de recuperación económica. Este fondo permitirá la inyección de dinero en una economía europea que avanza hacia la recesión.

union europea covid19 eurobonos mutualizacion

Aún queda mucho por definir en cuanto al funcionamiento del fondo, no dejándose claro cómo se podrá financiar y qué condiciones serán necesarias para poder beneficiarse del mismo. La mutualización de la deuda parece el siguiente nivel sobre el que habrá que ponerse de acuerdo. El firme rechazo a los eurobonos por parte de Alemania y Holanda hace necesario barajar otra opción para la mutualización.

Bruno Le Maire, ministro francés de Finanzas, afirmó que se trata de “un acuerdo excelente entre los ministros de Finanzas europeos sobre la respuesta económica al coronavirus: 500.000 millones de euros disponibles inmediatamente. Un fondo de recuperación que vendrá. Europa decide y se muestra a la altura de la gravedad de la crisis”.

“Lo hemos hecho”, citó el presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, al final de la reunión. Tras días sin llegar a acuerdos y en los que la confianza y popularidad de la Unión se tambaleaba, llegan buenas noticias.

Por su parte, la vicepresidenta y ministra española de Economía, Nadia Calviño, manifestó que “hemos alcanzado un buen acuerdo en el Eurogrupo, con una red de seguridad triple para trabajadores, empresas y estados en la lucha contra la Covid-19”. Seguiremos trabajando en mecanismos comunes de financiación para la recuperación económica”.

Los dos temas más fáciles de acordar fueron el visto bueno a los 25.000 millones del BEI en avales que servirán para movilizar hasta 200.000 millones de euros, y también las subvenciones de la Comisión Europea a los ERTE. El Ejecutivo comunitario se financiará con garantías de los estados para conseguir movilizar 100.000 millones que irán destinados a evitar la pérdida definitiva de puestos de trabajo, a base de ayudar a pagar la reducción de jornada.

Fuente: La Vanguardia