HipoGes Iberia

Cerrar

Casi Medio Millón de Viviendas Nuevas no se Vendieron en España en 2018

A cierre del pasado ejercicio 2018, la cantidad de viviendas nuevas sin vender en nuestro país alcanzó las 459.876 unidades. Este dato significa un 3,6% menos que el año 2017 y la menor cantidad registrada en España desde el 2007 según los datos que recoge el Ministerio de Fomento.

Este dato decreciente se reafirma como una tendencia, ya que el número de viviendas nuevas sin vender suma ocho años de reducción, desde 2010, aunque a porcentajes de un dígito siendo la mayor absorción la de 2012 con un 6,9%.

stock vivienda nueva españa 2018

Si lo comparamos con los datos que se registraron en 2009, máximos de 649.780 viviendas, el excedente de vivienda nueva ha decrecido en alrededor de un 29%.

A cierre del pasado ejercicio, casi la mitad (49,7%) de las viviendas nuevas sin vender se acumulaban en tres comunidades autónomas: Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. Realizando un análisis provincial, aquellas con mayor excedente se encontraban en la costa mediterránea, así como en Madrid y Toledo.

La Comunidad Valenciana fue la que sumó más viviendas nuevas sin vender en 2018, un total de 86.137, seguida de Cataluña, con 73.048, y Andalucía, con 69.327 unidades. Por detrás se situó la Comunidad de Madrid, con 40.145; Castilla-La Mancha, con 39.998; Castilla y León, con 32.079, y Canarias con 29.237.

Además, Fomento subraya que comunidades como la valenciana y Castilla La Mancha cuentan con un elevado porcentaje de «stock» de viviendas, tanto sobre el nacional como sobre su parque de vivienda. La misma tendencia se observa a nivel provincial en Alicante, Castellón, Murcia, Toledo, Almería y Santa Cruz de Tenerife.

Las viviendas nuevas sin vender no llegan al 2% sobre el total

Si comparamos con el total del parque de viviendas, el total de viviendas nuevas sin vender alcanza el 1,79%, siendo Madrid y Barcelona las provincias con mayor excedente porcentual en nuestro país. Pese a ello, Fomento subraya el excedente que presentan es equilibrado si se tiene en cuenta el total del parque de viviendas que hay en ambas provincias.

Las únicas comunidades autónomas en las que el número de viviendas nuevas sin vender ascendió fueron Canarias (+0,86%), y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

País Vasco y Baleares fueron aquellas que registraron mayores descensos, siendo superiores al 10%, el mismo porcentaje al que se redujo el «stock» de obra nueva en las provincias de Guipúzcoa, Málaga, Huelva, Huesca, Lugo y Baleares.

Atendiendo al total del parque de viviendas. En España se registraron el pasado año un total de 25.712.744 unidades, lo que supone un incremento del 67.644 que en 2017 (+2%), logrando así el dato más alto de toda la serie histórica, que comienza en 2001. El parque de viviendas en nuestro país ha aumentado. todos los ejercicios desde hace ya 17 años.

Además, desde los valores mínimos que se registraban en 2001, con 21.033.759 unidades, el parque de viviendas en España ha aumentado más de un 22%.

Las viviendas principales copan la cuota

Atendiendo a la tipología de vivienda, la mayor parte (más del 75%) corresponde a viviendas principales: 19.235.413; por otro lado, encontramos las 6.477.331 viviendas no principales restantes.

La primera vez que el número de viviendas en España superó los 25 millones fue en 2010. Desde ahí ha aumentado año tras año sin lograr superar los 26 millones.

De 2001 a 2004, el número de viviendas pasó de 21 a casi 22,5 millones, ya en 2006 superó los 23 millones, en 2007 los 24 y en 2010 los 25.

Durante el pasado año, el mayor volumen de viviendas se registró en Andalucía, con 4.432.048 unidades; Cataluña, con 3.924.907; Comunidad Valenciana, con 3.188.841, y la Comunidad de Madrid, con 2.989.422. A continuación se situó Castilla y León (1.749.430), Galicia (1.626.000) y País Vasco (1.056.514).

Por el contrario, el menor número de viviendas se localizó en Ceuta y Melilla, con 56.678; La Rioja, con 203.058; Navarra, con 320.860 o Cantabria, con 364.937 unidades.

Fuente: El Economista