HipoGes Iberia

Cerrar

Así ha Cambiado el Mercado Inmobiliario tras la Crisis. Comprar, más barato que Alquilar

Alquilar una vivienda en nuestro país resulta un 10,6% más caro que en los niveles previos al estallido de la burbuja inmobiliaria y crisis económica. Todas las CCAA a excepción de Navarra reflejan precios más elevados.

Por el contrario, comprar una vivienda en España resulta de media un 21% más barato que antes del estallido de la burbuja.

comprar alquilar cambios mercado inmobiliario crisis

Según ha informado el Banco de España, los precios del alquiler de vivienda se han disparado en Madrid y Barcelona más de un 45% de media. El informe destaca la entrada de inversores para comprar y alquilar y el efecto Airbnb. El organismo supervisor afirma que los colectivos más afectados por esta situación son los jóvenes y extranjeros, que tienen bloqueado el acceso a la vivienda en propiedad.

Tan sólo en Navarra se registraron en 2018 precios ligeramente inferiores a los de hace doce años, un 0,8% más baratos según ese componente del IPC. Superan ampliamente la media los precios registrados en Cataluña (un 15,4% más caros), Cantabria (14,7%), Baleares (14,6%) y Galicia (13%).

La vivienda en propiedad es más ‘barata’

Frente a ello, la vivienda en propiedad no ha alcanzado los niveles previos a la crisis, pese a haberse registrado un importante aumento desde la recuperación. Si bien desde 2014 a 2018 el precio ha aumentado un 23%, este nivel sigue siendo un 21% inferior al de 2007.

Así consta en el último documento mensual divulgado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que destacan el aumento del porcentaje de hogares que residen en viviendas de alquiler en todas las comunidades autónomas.

Según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE, desde 2007 el porcentaje de hogares que residen en vivienda en alquiler se ha incrementado en 4 puntos porcentuales, hasta situarse en el 18% en 2018 (16,8% en el caso de alquiler a precio de mercado).

A nivel regional, estas diferencias alcanzan casi 17 puntos de diferencia, entre las comunidades con mayor peso del alquiler –Canarias (27,8%), Baleares (27,7%), Cataluña (24,9%) y Madrid (23,3%)– y aquellas donde esta opción tiene menor incidencia, como Extremadura y Castilla-La Mancha (10,9% ambas) y Cantabria y País Vasco (11,6% ambas).

España, con mayor porcentaje en propiedad en Europa

Pese a ello, el informe destaca el papel de España en el marco europeo por presentar un mayor porcentaje de hogares que residen en viviendas en propiedad, un 77,1%, frente al 69,3% del promedio de la Unión Europea y del 66,1% de la eurozona.

Y es que, según los datos de Eurostat a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida, referidos a 2017, el porcentaje de viviendas en alquiler a precio de mercado era del 14,4% (22,9% si se tiene en cuenta alquiler a precio por debajo de mercado y cesión gratuita), 9,2 puntos por debajo del de la Eurozona, donde Alemania y Dinamarca rozan el 40%.

Comprar resulta más asequible

El informe también pone de manifiesto la mejora de la accesibilidad de la vivienda en nuestro país desde el comienzo de la crisis, gracias al índice de esfuerzo inmobiliario, que tiene en cuenta los años de salario que hacen falta para pagar una vivienda. En el año 2007 era necesario destinar la renta de 13,6 años para pagar una vivienda libre, en 2018 este indicador ha caído a 9,7 años.

Durante esos años se ha visto un incremento de la renta per cápita en un 8,8%, el precio de la vivienda ha caído más de un 20%, siendo Baleares la comunidad donde más esfuerzo hay que realizar para la compra (13,3 años), seguida de Madrid (12,1) y País Vasco (11,6), frente a La Rioja (6,5 años).

Para la vivienda en alquiler a precio de mercado, la proporción de hogares que destinan al menos el 40% de su renta disponible a la vivienda alcanza el 43%, mientras que en la UE esta tasa de asequibilidad se queda en el 28%. En el caso de vivienda en alquiler a precio reducido o cedida, la tasa es menor en España (10,6%) frente al 13,6% de la UE.

Fuente: El Economista