Entrevista con Rute Ventura – HipoGes Women’s Month

Entrevista con Rute Ventura – HipoGes Women’s Month

Entrevista con Rute Ventura – HipoGes Women’s Month 1639 858 HipoGes

¿Quién es Rute Ventura? Cuéntanos un poco sobre ti y tu trayectoria

Tengo 49 años. Trabajo hace algo más de 30, lo que ya es una vida. Estoy casada y tengo una preciosa hija.

Me licencié en 1994 en Gestión por la Universidade Técnica de Lisboa (Instituto Superior de Economía y Gestión), lo que definió para siempre mi naturaleza financiera. Mientras estudiaba enseñé Matemáticas, fui Relaciones Públicas y secretaria.

Cuando terminé la universidad, me incorporé al sector Bancaaro, donde permanecí 25 años, habiendo pasado por diversas funciones desde la red comercial, Canales Remotos, Marketing Estratégico, Planificación Estratégica, Control y Contabilidad y recuperación de crédito. Desde 2015 entré en el mundo de los NPL donde tuve la oportunidad de desempeñar el rol de Head of Non-Core Assets, desarrollando diversas iniciativas en el deleveraging de activos no productivos, en particular NPL y REO. Desde mayo de 2020 desempeño el rol de Directora de Corporate & Bank Servicing en HipoGes Iberia.

¿Cuál crees que son los principales retos que afrontan las mujeres en su día a día?, ¿y en el mundo laboral?

Francamente, creo que el equilibrio entre la vida profesional y personal sigue siendo el principal desafío. Aunque es evidente que las familias hoy en día tienen una mejor dinámica, sigo viendo a muchas mujeres encargándose de las tareas del hogar, del cuidado de sus hijos, etc… además de su actividad profesional. También considero que las propias mujeres tienen sentimientos de culpa por querer perseguir la realización profesional, siendo sus propias enemigas. Muchas mujeres se sienten malas madres, malas amas de casa, etc… porque aspiran a una carrera profesional. Es algo que todavía está en el subconsciente de muchas mujeres, probablemente transmitido por sus propias madres. Además, sigo pensando que es el efecto de una sociedad que todavía está muy estigmatizada, que, de hecho, todavía penaliza a las mujeres por tener que llevar a sus hijos al médico, o quedarse con ellos enfermos en casa, o salir más temprano para recoger a sus hijos de la escuela. Pero mucho menos hoy, afortunadamente.

Finalmente, lamentablemente sigue siendo cierto que una mujer tiene que trabajar mucho más que un hombre para ser reconocida profesionalmente, tanto en términos de salario como en términos de oportunidades.

¿De qué hito en tu vida te sientes más orgullosa?

Sin duda es de ser madre.

En términos profesionales, mi mayor logro en la vida es haber llegado a donde estoy hoy. Vengo de un entorno muy humilde, de una familia muy numerosa, estudié y trabajé desde muy joven, y, con mucho trabajo, compromiso y fuerza de voluntad, sin perder mis valores e ideales, llegué a una etapa de una carrera inimaginable al comienzo de mi vida profesional.

Específicamente en mi área: estoy orgulloso de haber sido parte del equipo responsable de la primera titulización pública de NPL calificada en Portugal en 2017 (EVORA FINANCE). Fue un hito.

¿Qué medidas te parecen más efectivas para lograr una igualdad real?

Si bien creo que los avances en este área son evidentes, y por mucho que considero el tema controvertido, por desgracia en los puestos top es realmente necesario tener cuotas. El sistema de cuotas es necesario básicamente porque un sistema basado en el mérito y las competencias no está funcionando. Especialmente en el mundo financiero, seamos sinceros, sigue siendo un mundo muy masculino. Si no es así, observa cuántas mujeres se ven en los Consejos de Administración, Comités Ejecutivos o en puestos como CEO o CFO.

En general, tengo esperanza en las generaciones futuras, donde la inclusión es un tema mucho más natural. Pero todavía nos queda al menos una década. Creo que los jóvenes veinteañeros de hoy tienen una visión más inclusiva, pero necesitan estar en las empresas en posiciones decisivas para un cambio real en la sociedad. Mi generación solo acaba de allanar el camino.


¿Qué factor diferencial crees que puede aportar la mujer en la empresa?

Sin duda creo que las mujeres no son lo mismo que los hombres, y menos mal. Por tanto, el peor camino que observo a veces es la masculinización del papel de la mujer en las empresas. Sin querer generalizar, diría que las mujeres suelen ser más emocionales, más organizadas y con una gestión del tiempo más equilibrada. Son fortalezas cuando se canalizan hacia una gestión equilibrada de las personas, para la mejora de la calidad y eficiencia de los procesos y para el enfoque a resultados. De hecho, creo que cada uno tiene un conjunto de talentos que deben manejarse para maximizar el resultado final. Este resultado final no es solo económico, sino también cultural, clima social, etc… Es de la diversidad de donde surgen las empresas fuertes. Pero basado en méritos y habilidades. Nunca en el género.

¿Qué te parece que se celebre un Día Internacional de la Mujer?

Para ser sincera, durante años pensé que estaba mal. Pensé que solo había días para las minorías y que el Día de la Mujer era realmente vejatorio para las mujeres. Pero más tarde, cuando me di cuenta del origen del día, lo que estaba en juego, el sacrificio de esas mujeres y cómo terminó marcando un punto de inflexión histórico, cambié de opinión. Es un día de homenaje a aquellas mujeres, a nuestras madres y abuelas que nunca fueron valoradas porque ser doméstica era ser de segunda categoría, a las mujeres que lucharon con todas sus fuerzas por ser escuchadas y dejar su huella imborrable en sociedad. Miro todos los años y dedico el día a todas las súper-mujeres que se deshacen entre todos los roles de madre, esposa, hija, amiga y aún así grandes profesionales y grandes personas.

Hoy confieso que veo el Día de la Mujer y rindo homenaje al camino recorrido en el siglo XX para que la mujer sea considerada un ser igual, con los mismos derechos y deberes. Estamos en la 3ª década del siglo 21 y todavía no estamos ahí… Pero estamos mucho más cerca.

Veo este día con tristeza por todas las mujeres que son maltratadas y no respetadas por este mundo y agradezco a Dios por haber nacido en Portugal, donde esta evolución es imborrable.


¿Qué mensaje le darías a las mujeres jóvenes?

Puede parecer un cliché, pero afirmo que con esfuerzo todo se puede conseguir. Que no abandonen su esencia, su feminidad, ni su código de valores y conducta, porque esa es nuestra columna vertebral. Nunca desistir. Con cada derrota, levanta la cabeza y avanza con dignidad. ¡El éxito llegará! ¡Me ocurrió a mí y fue exactamente así!